In onore di…

Apeada sin permiso

en el andén de mi esperanza,

trasnochamos demasiado

derrochando madrugadas.

Con junio llegó el verano

y con él, los tomas y dacas

de los juegos malabares

de las risas y carcajadas.

Con julio el vivo y el directo

de los parque Atalayas,

bajo el sol de la ciudad

del arte y las campanas.

Necesitaba crear un romance y salió esto…

Anuncios

Esperamos tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s