Fulgor de centella. Psametiko.

El fulgor de una centella

al rasgar en dos el cielo,

los latidos desbocados

al compás de nuestros besos.

Fueron segundos, segundos

tan fugaces y eternos

cuando al alzar la vista,

solo quedó estremecernos.

Donde antes seda lisa,

ahora rugo cuero;

nos miramos mutuamente,

y habló nuestro silencio.

 

Espero que os guste mi último romance y sobre todo… os haga reflexionar.

Anuncios

Esperamos tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s