¿Y dónde está la meta?

Vivir es competir, o eso parece. No sólo en la sociedad actual, sino a lo largo de la historia, los seres humanos y otros animales hemos centrado nuestras vidas en competir, en ser los primeros.

La competición en los seres humanos es irracional en algunas ocasiones, limita nuestra forma de vivir. Queremos ser los más fuertes, los más rápidos, los más pícaros, pero no por ello inteligentes, y nos llevamos un chasco cuando no lo conseguimos.

Este sentimiento competitivo que tenemos es mucho más grave de lo que parece, y es el núcleo del desastre en las relaciones humanas. Debido a él surgen demonios como la envidia, pues la envidia es frustración que sufrimos al ver que el de al lado tiene más que nosotros, o es mejor. No comprendemos que cada persona tiene unas determinadas habilidades que puede ir perfeccionando a lo largo de su vida, pero la prisa en conseguir un alto nivel causada por las ansias de victoria no hace más que frenar nuestro avance.

Otro de los grandes males que nacen de la competición son los celos. Es verdad que nacen de la desconfianza en la persona amada, pudiendo ésta ser una novia, un hermano, hijo etc. También nacen del fiasco de saber que a nuestra persona amada puede haber alguien que la complazca más.

La falta de autoestima tiene su raíz en la competición. Esto lleva al autorechazo y a la soledad. Quizás no seamos conscientes de que los verdaderos amigos son los que te aceptan con tus defectos porque, aunque esto parezca una perogrullada, nadie lo aplica. Prueba de lo que digo la podemos encontrar en todos estos “guays” que se meten de todo para tener “colegas” y así ahuyentar la soledad que ya los está comiendo por dentro.

Con este artículo quiero animar a la gente a tolerarse a sí misma, a no odiarse. Porque nos importa demasiado lo que piense la gente a la que odiamos, cuando debería ser totalmente lo contrario. Los seres humanos nos solemos inventar necesidades que a la larga sólo nos traerán problemas.

Peones, caballos o reinas, al final todos acaban en el mismo cajón.

Anuncios

18 comentarios el “¿Y dónde está la meta?

  1. Antonio Vegas dice:

    Tienes toda la razón, la gente que se mete de todo es por falta de auto estima. Y yo creo que la gente que va de superior también tiene una falta de autoestima que quiere nivelarla haciendo creer a la gente que es superior.

    • Antonio Vegas dice:

      Pensando ahora sobre esto creo que el problema es que hay gente que tiene más miedo a estar solo que a la muerte.

  2. danisoler dice:

    Sí, o deben pensar que la soledad es la muerte en vida.

  3. Psametiko dice:

    Pues bajo mi punto de vista, hay que competir y si se sabe que uno es el mejor con mas razón todavía.
    Y los celos…no creo que sean algo malo porque…¿a nadie nos gusta un par de cuernos no?

    • Antonio Vegas dice:

      Pues yo no creo que haya que competir activamente, solo hay que dejar que la naturaleza actúe. Al final el tiempo pone a cada uno en su sitio y no hace falta competir ni tener sentimiento competitivo porque eso genera ENVIDIAS. Hay que dejar que todo fluya sin intervenir. Que alguien te gana a un juego, pues es mejor que tú y hay que aplaudirlo. Todo el mundo tiene sus virtudes y sus defectos.

      Todo el mundo es malo en algo y bueno en algo.
      Por ejemplo, si uno es mejor en el fútbol que yo me alegro mucho por él, yo seré más bueno en tenis y no pasa nada.

      Hay que aplaudir los exitos del contrario. Dicho de otra forma: al enemigo hay que reconocerle, si no se hace esto nos convertimos en basurilla y entonces es cuando sale a relucir la envidia, el odio y todos los malos sentimientos humanos.
      Como dijeron Agapito Maestre y Gabriel Albiac, dos catedráticos de filosofía contemporánea: La competición y el no reconocer las virtudes al enemigo es uno de los peores defectos de la humanidad, es la principal causa de retroceso de la politica (relaciones entre personas), el que no sabe reconocer las virtudes del enemigo no debe reconocer las propias y si lo hace es un injusto, envidioso, incomformista y esclavo de él mismo.

      Los que luchan, se abrazan.

      Para entender eso, hay una buena película en la que dos equipos de fútbol, uno que representaba al gobierno nazi y otro a otro estado, se efrentan en un encuentro muy igualado. Cuando iban 4-4 el equipo contrario al equipo nazi marca un gran gol. Acto seguido, se levanta un nazi y comienza a aplaudir como un loco. Sus compañeros nazis no lo entienden y al poco de acabar el partido, fusilan al equipo y al nazi que los aplaudió. La película se llama: “Evasión o victoria”

      Respecto a lo de los celos, Fran, voy a empezar defieniendote lo que significa tener celos o celo:

      celo
      1. m. Interés extremado y activo que alguien siente por una causa o por una persona.
      2. m. Recelo que alguien siente de que cualquier afecto o bien que disfrute o pretenda llegue a ser alcanzado por otro. U. m. en pl.
      3. m. pl. Sospecha, inquietud y recelo de que la persona amada haya mudado o mude su cariño, poniéndolo en otra.

      ¿Son buenos los celos?

      La respuesta es no, si alguien es celoso no confía en sí mismo. ¿Porqué? Pues porque si se tiene miedo a que tu pareja se vaya con otro es porque piensas que ella no te quiere por ser de una determinada forma.

      Además, los celos (por definición, son el obsesionamiento por una persona y controlarla continuamente. Esto implica desconfianza obsesa hacia la pareja. Una cosa es querer y amar y otra, muy distinta, es ser celoso u obsesionarte.

      • Psametiko dice:

        Para gustos y colores los propios son los mejores.
        Pero ni yo aplaudo a mi enemigo, primero y principal porque no me molesto en saber nada de él. Ni tampoco se puede hacer la vista gorda a los celos.

      • Antonio V. dice:

        Pues si no aplaudes al enemigo… ya hemos acabado la tertulia sobre el enemigo y la competencia.

        Claro que no se puede hacer la vista gorda a los celos¡

        Los celos son malísimos por eso hay que evadirse de ellos

  4. danisoler dice:

    Los celos se basan en restringirle la libertad a la pareja, aparte de lo que ha dicho Antonio.

  5. JoséyJota dice:

    Lo que hay que hacer es aplaudir a los que lo hacen mejor que tú y servirte de su ejemplo para intentar superarlos, pero sólo para intentar ser uno mismo mejor, pero claro, hacer esto sin sentimiento envidioso, revanchista y celoso es muyyyy difícil. La cosa es intentarlo, así vamos progresando y reduciendo “el mal rollo”.

  6. Psametiko dice:

    A ver tampoco es cuestión de ser Don Narciso. Pero la competencia siempre ha sido buena, véase Quevedo y Góngora, Cervantes y Lope así hasta no se donde podría seguir. Esta rivalidad ha dado una gran productividad, porque la rivalidad implica la superación personal.

    • Antonio Vegas dice:

      Pero estoy plenamente convencido que el “fair play” genera mas productividad porque se lucha por que el contrario te reconozca tus cualidades. No luchas para hundir a tu contrincante sino porque tu contrincante te reconozca los méritos. Los que se pelean, se abrazan. Además de generar más productividad, no genera discordia sino todo lo contrario.

      • Psametiko dice:

        Pero vamos a ver, una cosa es un rival y otra cosa es un enemigo.

        1.- Rival:Dicho de una persona: Que compite con otra, pugnando por obtener una misma cosa o por superar a aquella.

        2.-Enemigo:Persona que tiene mala voluntad a otra y le desea o hace mal.

        Asi que mi rival se merece todos mis respetos y si me superase, me quito el sombrero y le doy la mano.
        Pero a mi enemigo no le doy ni agua, aunque se este muriendo.

      • Antonio Vegas dice:

        Pero el enemigo muchas veces es un rival y el rival un enemigo. Con enemigo y rival quiero referirme a la misma idea a la idea de un contrincante o un competidor o, en último término, a un enemigo.

        En mi opinión, si los hombres no reconocen los méritos de sus ENEMIGOS, la vida se convierte en basurilla y surgen las ENVIDIAS. Así que estoy plenamente convencido de que el que odia a otra persona o no le reconoce los méritos que se merece, es un evidioso. Si alguien, ya sea mi enemigo, realiza una cosa con gran mérito yo se lo reconozco y le doy la enhorabuena pero, a la vez, intento superarlo para que me devuelva la enhorabuena.

  7. danisoler dice:

    No, porque el sentimiento de rivalidad es positivo cuando se gana pero a corto plazo, y cuando se pierde conduce al autorechazo y a la envidia. Uno de los aspectos positivos de perder sería la superación personal, pero no es lo más usual.

  8. Pedro Gómez dice:

    Quizá os ha faltado matizar la diferencia entre competitividad “sana” y competitividad “insana”. xD

    La primera consiste en contemplar los éxitos de los demás, analizar su aportación al mundo e intentar aportar algo más o mejor de forma CONSTRUCTIVA, es decir, basándose o usando como cimiento lo creado por el rival (entiéndase por rival persona que ha tenido el éxito, no persona que te hace la vida imposible).

    La segunda consiste en intentar superar a los demás para ser el mejor, sin tener en cuenta las consecuencias de nuestros actos exceptuando la popularidad y/o calidad personal. Ésta demuestra una falta de estabilidad emocional y autoestima bastante seria.

    Respecto a los celos, para mí derivan efectivamente de la falta de confianza en uno mismo y, sobre todo, en la pareja. Si te engaña, cuando tengas pruebas, déjala si te molesta. Pero desconfiar es absurdo; si mantienes una relación con alguien es porque estar con esa persona te es agradable; te aporta alegría, paz y bienestar. Si no es así, el concepto de relación sentimental escapa a mi comprensión xDD. Que yo sepa, una relación se basa en la confianza mutua.

    Todo esto es mi opinión, pero creo que tenía que decirlo para ver si el debate cambiaba de rumbo =)

  9. danisoler dice:

    Gran aportación, Pedro. Estoy de acuerdo.

Esperamos tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s