Gasto público

En el momento actual de crisis que vivimos la reducción del gasto público es vital, y más en un país con uno de los mayores déficits del mundo. Como las medidas que el gobierno ha tomado hasta ahora no han hecho otra cosa que aumentar la deuda pública, a continuación voy a exponer una serie de medidas que llevaría a cabo para reducir el gasto público y el déficit.

En primer lugar, algo que siempre he criticado: la financiación municipal. Pienso que los ayuntamientos reciben demasiado dinero del estado que luego acaba en el bolsillo de algún jefecillo local, no siempre. Además, las políticas de creación de empleo deben ser impulsadas por el gobierno central, así se asegura que los alcaldes de los partidos de la oposición no utilizan el dinero para otras medidas que puedan chocar con las del gobierno. Obviamente, no propongo retirarle el dinero a los ayuntamientos, sólo una reducción considerable.

Con relación a la primera medida, también eliminaría las diputaciones, porque me parecen totalmente innecesarias. Cuando hay que cobrar o llevarse el mérito por la puesta en marcha de un proyecto, allí tenemos al ministro, presidente de la comunidad autónoma, al concejal etc. Sin embargo, cuando tenemos problemas y al dirigente de turno se le presenta una manifestación en contra, casi siempre nos envía hasta otro cargo y así sucesivamente. Por eso lo más idóneo sería, en mi opinión, suprimir las instituciones inútiles.

Y hablando de instituciones inútiles, eliminaría dos ministerios que me parecen sobrantes, estos son:

1- El de Igualdad, pienso que su función corresponde en mayor parte al Ministerio de Justicia, y el resto de sus cometidos son pura propaganda.

2- El de Vivienda, por lo mismo que el primero, porque su función la debería ejercer el Ministerio de Fomento.

Este deseo no es capricho mío, fíjense en la valoración que le dan los españoles a los ministros y se darán cuenta de que Bibiana Aído y Beatriz Corredor ocupan los últimos puestos. Además, en 2009 se aprobó por mayoría en el parlamento la intención de suprimir estos ministerios junto al de Cultura. Pero Zapatero hizo caso omiso y ha mantenido dichos ministerios.

Otra de las medidas que adoptaría sería la de disminuir el número de funcionarios. España tiene más de tres millones de funcionarios. Eso más  la enorme cifra de parados suponen un agobio para el contribuyente. Un país en semejantes condiciones, no puede permitirse este gasto tan elevado.

Resulta que España, cómo no, es uno de los pocos países de Europa donde los sindicatos se financian con dinero público. Unos sindicatos que sólo se representan a sí mismos, ya que hablan de defender a los trabajadores, pero ellos no trabajan. Es más, reciben dinero de los propios trabajadores y de las empresas. Unos sindicatos que con más de cuatro millones de parados todavía no han salido a la calle a protestar porque el gobierno los hace ricos. Yo no cedería ante su chantaje y les retiraría las subvenciones. Qué se financien con su dinero y el sudor de su frente.

Y para terminar, la fuerza de la industria. Si echamos un vistazo al resto de países, vemos que los primeros en salir de la crisis han sido aquellos con las industrias más potentes. Entre otras cosas, esto se debe a que apenas han destruido empleo. A las pruebas me remito, Alemania, motor de Europa, ha cerrado enero con una tasa de desempleo del 8,2, Estados Unidos, que ya ha salido de la recesión, tiene un 9,7 de parados. Esto revela la fuerza de la industria, por eso la principal vía de creación de empleo es ésta. Para mantener la industria una de las reglas más eficaces es sacar buen provecho de los universitarios. España, de nuevo a la cola, es uno de los países que peor aprovecha a sus universitarios, por lo que deciden marcharse al extranjero a desarrollar allí sus facultades.

En conclusión, un país debe reducir el déficit si no quiere ahogarse en la crisis, como nos está pasando a ahora. Éstos me parecen los mejores remedios para paliar la crisis.

Anuncios

4 comentarios el “Gasto público

  1. anveger dice:

    Hay que reducir el gasto público en cierta medida. LO que hay es que reducir el déficit, el gasto público debe reducirse pero no demasiado porque tendría como consecuencia una reducción del consumo y de la inversión así como todavía más paro. Además de una política fiscal expasiva, que yo defiendo, habría que reducir los impuestos porque aumentaría la producción el empleo y subiria la inflación (esto último es positivo ya que estamos en deflacción).

    Por último, me gustaría hablar sobre la política monetaria que desde que entró en vigor el euro la controla la unión europea. Yo aumentaría el interés y la cantidad de dinero en circulación (sin inflar la economía). Todo este conjunto de medidas fiscales y monetarias nos sacarían de la crisis sí o sí. DOY FE

  2. danisoler dice:

    Claro, llevas razón. Puede que no lo haya sabido espresar. Yo me refería a reducir el gasto público innecesario y aplicarlo a actividades más productivas.

  3. danisoler dice:

    Lo veo muy probable. Para 2011 se convocarán elecciones.

Esperamos tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s