Apariencia II

Es lamentable prejuzgar: juzgar por la apariencia. Hay que diferenciar -no tienen nada que ver- entre esencia, lo que es, y entre apariencia, lo que parece que es y que muchas, muchísimas veces no es. La apariencia es coherente  pero es la mayor enemiga de la verdad -la coherencia, a veces, es engañosa-. Para estar convencido de algo  y, sobre todo, para afirmarlo hay que conocer toda su esencia.

Anuncios

Esperamos tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s