Limpiando el polvo.

La memoria de nuestros mayores es un legado que nunca, jamás bajo ningún precepto devería caer en el olvido. Por este mismo motivo, aprobecho cada instante con personas mayores para empaparme de sus conocimientos color sepia, cuarteados por el paso del tiempo y que a veces les cuesta recordar  titubeando al contarlo.

Me encanta su sonrisa que deja entrever al observador atento, una cierta melancolia por un tiempo pasado quizás de peores circustancias económico-políticas pero sin duda mejor en otros aspectos como la amistad y diversión.

Como muestra de esto que os digo, dejo aquí una coplilla.

Estas coplillas relatan hechos reales, en forma de poesía popular de gran dinamismo que así, dejadme que os diga, da gusto escuchar las historias que un día sucedieron a nuestros abuelos en cualquier lugar lejano de principios de siglo XX.

Una muchacha doncella

Hija de familia rica

Su novio la abandonó

Cuando la ha dejó en cinta.

Al enterarse los padres

De la manera que estaba

La querido dar la muerte

Y de su casa arrojarla.

Habérsela pobrecita

En aquella su situación

Delante de aquellos padres,

De rodillas de hincó.

Adiós padre adiós madre,

Adiós para siempre adiós.

Yo me marcho de la casa

Pero olvidarlos, no.

Desde allí se dirigió

A casa de una tía suya

Lo cual la recibió

Como si fuera hija suya.

Allí nada le faltaba

Y siempre estaba llorando,

Pensando en el porvenir

Que se le venía acercando.

A los nueve mese justos,

Tuvo un niño como el sol

Ella sola lo cuidaba,

Por no descubrir su honor.

Cuatro meses tenía el niño

Todavía  y todavía no era cristiano

Por no descubrir su honor

No lo habían bautizado.

Ella pensó de mandarle

Una postal a su novio,

Que acudiera a una cita

Que se hallaran los dos solos.

Rogelio acudió a la cita

Que Carmela le mandaba

Encontrándose a Carmela

Sobre un árbol recostada.

Con la sonrisa en los labios

Dice Carmela, soy yo.

-Acércate y verás

El hijo de nuestro honor.

Rogelio se acercó al árbol

Dándole besos al niño

En los besos le decía

Que desgraciado has nacido.

-Rogelio no digas eso

No maldigas a tu hijo

¿No te acuerdas los dos solos

El juramento que hicimos?

La noche que me perdiste

Tuviste la sangre fría

De decirle a tus amigos:

Tengo a mi novia perdida.

Las palabras que me has dado

Todas te han salido en vano

Tú te marchas con tu hijo

Y yo me lavo las manos.

Carmela al oír eso

Carmela disparó un tiro

Rogelio quedó en el alto,

Y ella marchó con su hijo.

Anuncios

Un comentario el “Limpiando el polvo.

  1. anveger dice:

    Está muy bien la coplilla popular. Por otro lado, es cierto que los abuelos son los que más saben y por ende, de los que más se puede aprender. Por eso, como digo en la entrada que he publicado, no hay que tacharlos de pesados ni pachuchos sino de sabios.

    Creo que hay una pequeña coincidencia entre los niños y los abuelos. En la gran mayoría, los dos son igualmente curiosos, tienen las pupilas muy abiertas por la extrañeza de la novedad. Al menos esa es mi forma de ver…

Esperamos tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s