Sobre la Declaración Robert Schuman.

La paz mundial no puede salvaguardarse sin unos esfuerzos creadores equiparables a los peligros que la amenazan.
La contribución que una Europa organizada y viva puede aportar a la civilización es indispensable para el mantenimiento de unas relaciones pacíficas. Francia, defensora desde hace más de veinte años de una Europa unida, ha tenido siempre como objetivo esencial servir a la paz. Europa no se construyó y hubo la guerra.

Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho. La agrupación de las naciones europeas exige que la oposición secular entre Francia y Alemania quede superada, por lo que la acción emprendida debe afectar en primer lugar a Francia y Alemania.
Con este fin, el Gobierno francés propone actuar de inmediato sobre un punto limitado, pero decisivo.

Modelo - Declaración Schuman de 9 de mayo de 1950El Gobierno francés propone que se someta el conjunto de la producción franco-alemana de carbón y de acero a una Alta Autoridad común, en una organización abierta a los demás países de Europa.
La puesta en común de las producciones de carbón y de acero garantizará inmediatamente la creación de bases comunes de desarrollo económico, primera etapa de la federación europea, y cambiará el destino de esas regiones, que durante tanto tiempo se han dedicado a la fabricación de armas, de las que ellas mismas han sido las primeras víctimas.

La solidaridad de producción que así se cree pondrá de manifiesto que cualquier guerra entre Francia y Alemania no sólo resulta impensable, sino materialmente imposible. La creación de esa potente unidad de producción, abierta a todos los países que deseen participar en ella, proporcionará a todos los países a los que agrupe los elementos fundamentales de la producción industrial en las mismas condiciones y sentará los cimientos reales de su unificación económica.

Dicha producción se ofrecerá a todo el mundo sin distinción ni exclusión, para contribuir al aumento del nivel de vida y al progreso de las obras de paz. Europa podrá, con mayores medios, proseguir la realización de una de sus tareas esenciales: el desarrollo del continente africano. De este modo, se llevará a cabo la fusión de intereses indispensables para la creación de una comunidad económica y se introducirá el fermento de una comunidad más amplia y más profunda entre países que durante tanto tiempo se han enfrentado en divisiones sangrientas.

Mediante la puesta en común de las producciones básicas y la creación de una Alta Autoridad de nuevo cuño, cuyas decisiones obligarán a Francia, Alemania y los países que se adhieran, esta propuesta sentará las primeras bases concretas de una federación europea indispensable para la preservación de la paz.
Para proseguir la realización de tales objetivos, el Gobierno francés está dispuesto a iniciar negociaciones según las siguientes bases.

La misión encomendada a la Alta Autoridad común consistirá en garantizar, en el plazo más breve posible, la modernización de la producción y la mejora de su calidad; el suministro, en condiciones idénticas, del carbón y del acero en el mercado francés y en el mercado alemán, así como en los de los países adherentes; el desarrollo de la exportación común hacia los demás países; la equiparación y mejora de las condiciones de vida de los trabajadores de esas industrias.

Para alcanzar estos objetivos a partir de las dispares condiciones en que se encuentran actualmente las producciones de los países adherentes, deberán aplicarse con carácter transitorio determinadas disposiciones que establezcan la aplicación de un plan de producción y de inversiones, la creación de mecanismos de estabilidad de los precios y la creación de un fondo de reconversión que facilite la racionalización de la producción. La circulación del carbón y del acero entre los países adherentes quedará liberada inmediatamente de cualquier derecho de aduanas y no podrá verse afectada por tarifas de transporte diferenciales. Progresivamente se irán estableciendo las condiciones que garanticen espontáneamente una distribución más racional de la producción y el nivel de productividad más elevado.

La organización proyectada, al contrario que un cártel internacional tendente a la distribución y a la explotación de los mercados mediante prácticas restrictivas y el mantenimiento de grandes beneficios, garantizará la fusión de los mercados y la expansión de la producción.

Los principios y compromisos esenciales anteriormente expuestos serán objeto de un tratado firmado entre los Estados. Las negociaciones indispensables para precisar las normas de aplicación se llevarán a cabo con ayuda de un árbitro designado de común acuerdo, cuya misión consistirá en velar por que los acuerdos se ajusten a los principios y, en caso de desacuerdo insalvable, decidirá la solución que deba adoptarse.

La Alta Autoridad común, encargada del funcionamiento de todo el sistema, estará compuesta por personalidades independientes designadas sobre bases paritarias por los Gobiernos, quienes elegirán de común acuerdo un presidente. Las decisiones de la Alta Autoridad serán ejecutivas en Francia, en Alemania y en los demás países adherentes. Se adoptarán las disposiciones adecuadas para garantizar las vías de recurso necesarias contra las decisiones de la Alta Autoridad.

Un representante de las Naciones Unidas ante dicha autoridad se encargará de hacer, dos veces al año, un informe público a la ONU sobre el funcionamiento del nuevo organismo, en particular por lo que se refiere a la salvaguardia de sus fines pacíficos.

La creación de la Alta Autoridad no prejuzga en absoluto el régimen de propiedad de las empresas. En el ejercicio de su misión, la Alta Autoridad común tendrá en cuenta las facultades otorgadas a la autoridad internacional del Ruhr y las obligaciones de todo tipo impuestas a Alemania, mientras éstas subsistan.

La declaración Robert Shuman supone la apertura hacia una realidad insólita en la historia; Las Organizaciones Internacionales de integración.

Hasta la época -9 de Mayo de 1950- las Organizaciones Internacionales se caracterizaban por ser de cooperación, es decir, los Estados que las integraban ( ej: ONU) no cedían competencia alguna a la Organización. Por lo tanto, las decisiones,en ocasiones, eran consideradas por los Estados como meras recomendaciones a seguir, sin valor coactivo.

La revolución que supone la Declaración Schuman rápidamente da sus frutos:

– El 23 de Julio de 1952 entra en vigor la Comunidad Europea del Carbón y Acero -CECA-. Esta Organización tiene como finalidad la puesta en común del Acero y Carbón, materias primas fundamentales para el desarrollo económico de una Europa desolada por la II Guerra Mundial, por parte de los Estados que la integran.

-El 1 de Enero de 1958 entra en vigor la Comunidad Europea de la Energía Atómica -CEEA/EURATOM- y la Comunidad Económica Europea -CEE-. La primera fue (es) destinada a la proliferación de la energía nuclear para fines pacíficos; y la segunda a la creación de un mercado común europeo.

Hasta aquí, hemos visto la Declaración Robert Shuman y sus consecuencias más inmediatas. A continuación, pasaremos a analizar el texto y extraer algunas ideas que aparentemente pueden interpretarse de una forma, a mi parecer errónea.

La propuesta expuesta por Robert Shuman sobre una Europa comunitaria con pretensión de fines pacíficos, lleva a pensar que tales fines no son los verdaderamente pretendidos por el gobierno francés; sino que existe un trasfondo no explícito.

El resultado final de las dos contiendas mundiales, deja a Francia desolada en todos los sentidos.

La firma del Tratado de Versalles -1919- impone unas durísimas sanciones a Alemania por considerarle la culpable principal de la Gran Guerra. Pero las dificultades de un país en crisis, como lo es la Alemania de la posguerra, no son suficientes para impedir tan vertiginosa recuperación económica y social (20 aprox.) Resultado directo de tan temprana recuperación es la II Guerra Mundial que termina con un nuevo mazazo para el país germano.

Tras este convulso periodo, puede entenderse, a Francia como un país golpeado dos veces en menos de medio siglo por dos “superguerras”, pese a la firma del Tratado de Versalles, que en teoría hubiera sido suficiente para evitar un segundo capítulo de contienda mundial. Ante tal situación de impotencia, Francia hace suyo el precepto de “Si no puedes con el enemigo únete a él” por miedo a una hipotética III Gran Guerra. Y a partir de aquí… entiéndase a su modo todo lo expuesto anteriormente.

Anuncios

3 comentarios el “Sobre la Declaración Robert Schuman.

  1. anveger dice:

    Muy bueno y didáctico tu artículo. Estoy muy de acuerdo en la declaración. Los países más poderosos son los que deben iniciar la integración, beneficiosa para todos y empezará -como todo en la vida- por el poder económico y se trasladará -por último- a todos los intersticios.

    En segundo lugar, no estoy de acuerdo en algunos datos puntuales que analizas en Alemania. “Resultado directo de tan temprana recuperación es la II Guerra Mundial que termina con un nuevo mazazo para el país germano”. En esto concretamente.
    Alemania se recuperó -ficticiamente- por la ayuda por parte de EEUU, que le concedió una línea de crédito de más de 800 millones de dólares (Plan Dawes). Mientras duró este crédito (5 años) Alemania se recuperó, pero cuando otra vez se cayó en la crisis (y en la realidad) la Gran Guerra se inició, por el revanchismo de la Primera.

    Y no lo olvidemos: El Tratado de Versalles lo firmaron los pueblos Francés y Británico, sin prever las consecuencias que esto podría originar.

    Por eso, “pese a la firma del Tratado de Versalles, que en teoría hubiera sido suficiente para evitar un segundo capítulo de contienda mundial” esta afirmación no es del todo correcta, porque el Tratado de Versalles incitó a la Guerra. La Segunda no fue más que la continuación de la Primera.

    Por último, todos los países -al ver lo que se les venía encima (militarización de Alemania, Gran Depresión)- decidieron ser mas cautelosos, como el caso de Francia, pero de nada les sirvió.

    • Psametiko dice:

      Estoy de acuerdo que los paises firmantes del Tratado de Versalles no sabían las consecuencias que éste podía originar, pero sin duda, su objetivo prioritario era sancionar a Alemania y evitar una Segunda Guerra Mundial.
      Fuere como fuere la recuperación alemana, lo que si es cierto que se recuperó y posteriormente se sumió en una profunda depresión de la que emergieron personajillos como Hitler con ánimo de revanchismo. Revanchismo causado en gran parte por las medidas quizás excesivas del Tratado de Versalles.

Esperamos tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s