La regulación provoca todas las crisis

El mundo entero se vió sorprendido en 2008 por el advenimiento de una gran crisis, provocada por la avaricia de los banqueros de turno y de la irresponsabilidad de las agencias de ratings. Esto es una prueba irrefutable de que el neoliberalismo, ese capitalismo salvaje, no funciona. El sistema falla, habrá que cambiarlo pues.

Nada más lejos de la realidad. Esta es la tesis difundida por aquellos que, desgraciadamente, ignoran las cuestiones más básicas de la Ciencia Económica. Es falso que nadie predijera la crisis económica de 2008, así como que nadie sea capaz de vaticinar los acontecimientos económicos. La teoría austríaca del ciclo económico así lo permite. Hayek predijo el crack de 1929 y, actualmente, Jesús Huerta de Soto en el prefacio de su obra Dinero, crédito bancario y ciclos económicos, afirmó lo siguiente:

“La oferta monetaria y el tipo de interés han seguido manipulándose hasta alcanzar el mínimo histórico del 1 por ciento […], impidiendo así que pudiera culminarse debidamente la necesaria reestructuración de los errores de inversión cometidos con anterioridad a la recesión del año 2001. Todo ello ha generado una nueva burbuja especulativa en los mercados inmobiliarios […]. Parece, pues, que nos aproximamos a la fase típica de inflexión del ciclo que precede a toda recesión económica”.

28 de Agosto de 2005. Jesús Huerta de Soto.

La segunda falacia difundida por la población es que la avaricia de los banqueros y los especuladores ha inducido la crisis. Y se propone como solución (por ejemplo, en este artículo de El país) regular e intervenir aún más en los bancos y en las agencias de ratings. Sin embargo, ¿qué mercado es más libre, el alimentario o el bancario?. Obviamente el que no ha provocado la crisis: el alimentario. De hecho, el mercado financiero o bancario es el más intervenido y regulado del mundo. Por las siguientes razones:

1. Existe un cupo de bancos por país, estipulado por el Gobierno español y el Banco Cental Europeo. Esto significa limitar la competencia entre bancos y que el Estado, así, favorezca el oligopolio bancario. Lo mismo ocurren con las agencias de ratings, que están limitadas a tres. ¿Y qué mejor regulación que la competencia!
2. Mediante el Código de Comercio, el Estado permite al sistema bancario utilizar el 98% de los depósitos de dinero. Todo economista conoce que esto provoca el denominado “proceso de creación de dinero bancario”. Este privilegio concedido, por parte del Estado regulador, al sistema bancario hace que físicamente no exista el dinero que “en teoría” debería estar en la cuenta corriente. Si todo el mundo acudiese al mismo tiempo a recoger su dinero, sólo el 2% que llegase antes lo obtendría; el resto perdería sus fondos.
3. Los bancos centrales manipulan la oferta monetaria y los tipos de interés, consiguiendo que los bancos que han dejado sin fondos a la ciudadanía (gracias a los privilegios otorgados por el Estado) permanezcan incólumes, inyectándoles más dinero. Esta nueva inyección de dinero por parte de los bancos centrales lo que provoca es un nuevo “proceso de creación de dinero bancario”.

La teoría austríaca del ciclo económico, que explica punto por punto todos los ciclos económicos históricos (al menos, desde el siglo XVI) y predice los acontecimientos futuros, afirma, en esencia, lo siguiente:

a) La expansión artificial del crédito (que se pueda crear dinero), permite que los empresarios obtengan crédito a mansalva, mientras que los depósitos reales de los ciudadanos se reducen. Dicho de otro modo: se invierte muchísimo, pero la capacidad de compra se contrae muchísimo. Es decir, el equilibrio entre los agentes económicos se rompe. ¿Consecuencia? Que, una vez que maduran las inversiones, no se amortizan, porque no se demandan. ¿Consecuencia? Crisis económica.

Expansión del crédito

En este gráfico observamos que el crédito hasta ha crecido exponencialmente hasta el año 2008, pasando de 358 millones de euros en el año 2000 a 1278 millones de euros en el año 2007. Esto significa (así lo refleja la tasa de variación) que el crédito ha crecido en un 256% antes de la crisis económica.

Por contra, el ahorro de la sociedad, como refleja este gráfico aportado por RTVE, no ha crecido a un ritmo constante. Las diferentes líneas de tendencia entre el crecimiento del crédito y el consumo indican una crisis económica. Como vemos, las observaciones empíricas coinciden con la teoría austríaca del ciclo económico.

Podrían aportarse miles de gráficas como estas o parecidas (que indique por ejemplo el número de casas construidas y compradas, etc.), pero todas evidenciarán lo mismo, a saber: el privilegio otorgado por la regulación estatal a los bancos, provoca una expansión del crédito por encima de la capacidad adquisitiva de la sociedad, conduciendo inevitablemente a la inevitable quiebra de los inversiones y, en consecuencia, a una crisis económica.

b) Por tanto, el coeficiente de reservas de los depósitos debe ser del 100%. O sea, que se guarde todo lo que se deposita en el banco, para que, cuando todo el mundo acuda a retirar su dinero, siempre esté allí. Es la única solución a todas las crisis económicas.

Dejémos, por tanto, de sentar cátedra ignorando por completo el tema del que se habla. Es ridículo que alguien que desconoce por completo el funcionamiendo de la economía se atreva a imponer medidas contra la crisis. Así que dejémos de hablar a los que saben, a los expertos que sí han vaticinado todos los acontecimientos cíclicos, uno detrás de otro.

Anuncios

Esperamos tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s