Por qué voto a Ciudadanos

Por el mes de Abril de este año empecé a interesarme por un partido político que me sorprendía la facilidad que tenía para exponer las propuestas que ciertamente eran impopulares pero que sin duda alguna las necesitaba España. Es algo que he venido pensando desde el año 2009 aproximadamente: las medidas más necesarias en España, son las más impopulares.

Siempre había creído que un partido político que proponga algo alejado del pensamiento común, estará destinado a la derrota electoral. Por lo que mis esquemas empezaron a desdibujarse con Ciudadanos.

Estas son algunas de las medidas:

  • Establecimiento del contrato único
  • Legalización de las drogas y de la prostitución
  • Fusión de ayuntamientos
  • Subida del salario de altos cargos de la administración
  • Eliminación de las nuevas líneas de AVE que no hayan sido todavía licitadas

Todas estas medidas parecerían muy impopulares porque van contra el populismo anterior de PP y PSOE. Y, sobre todo, bajo un clima político donde Podemos, un partido comunista con unos ideales muy claros en contra de la economía de libre empresa, empezaba a ganar cada vez más apoyos.

España es un país que necesita reformas serias y mucho más profundas de las que PP y PSOE se han atrevido a realizar en el país, una tibieza alimentada por el miedo a la impopularidad y a la pérdida de votos. Estas reformas, al igual que en la Inglaterra de 1979, serán muy duras y dolorosas a corto plazo, pero inevitables para lograr un país avanzado, próspero, moderno y con incentivos que no perviertan ni corrompan. Ciudadanos ha demostrado no tener ese miedo a reformas profundas, sobre todo, porque llevan estudiando y calibrando los efectos de las reformas que proponen desde hace muchos años, ya que muchos de sus miembros las defendían incluso antes de alistarse al partido.

El ascenso de Ciudadanos no se entiende por tanto sin su economista estrella Luis Garicano, un catedrático de la London School of Economics dispuesto a reformar España de arriba abajo sin temblor de piernas.

España necesita un mercado laboral muchísimo más libre de regulaciones, cargas administrativas e impuestos. Es decir, un mercado más dinámico. El contrato único, a mi juicio, aunque no es perfecto, es la mejor de todas las medidas propuestas para romper con el lastre regulatorio que los desempleados y precarios soportan.

España necesita incrementar su eficiencia y que con el mismo nivel de gasto público se consiga la máxima rentabilidad. Para ello es esencial reducir el poder político, eliminando diputaciones, el senado y reduciendo el poder de las empresas públicas. Además, la corrupción no sólo extrae el dinero directamente robado, sino que introduce incentivos perversos en la economía que son mucho más dañinos para el bienestar de todos nosotros. Se está enviando la señal de que no es la competitividad, ni la productividad ni el esfuerzo lo que prima, sino los contactos, el nepotismo y los favores. A largo plazo, tales incentivos son demoledores para una sociedad.

La reforma fiscal de Ciudadanos está diseñada para que el sistema impositivo de España sea más eficiente y recaude el mismo dinero sin interferir en las decisiones de consumo de los individuos; es decir, se recaude lo mismo dañando lo menos posible al sector privado. De ahí que se eliminen los tipos superreducidos y se baje el IVA general al 18%. Asimismo, todas las exenciones fiscales serían eliminadas en la medida de lo posible, para eliminar todos los agujeros del sistema fiscal español. El IRPF se reduciría para todos los tramos también un 3% de media.

Por otra parte, Ciudadanos se ha mostrado contrario a seguir hinchando la burbuja de las infraestructuras públicas, al declarar que no se licitarían nuevas líneas de AVE. Recordemos que España es el segundo país en líneas de ferrocarril después de China con un nivel de pasajeros muy reducido, que para que fuese rentable se necesitarían multiplicar el nivel de pasajeros por cinco. Además, en muchos casos el AVE supone un ahorro de tan sólo media hora con respecto a las líneas anteriores. Y teniendo en cuenta que los ingresos ni tan siquiera sirven para cubrir los costes variables, el despilfarro es absoluto. El gasto en AVE de España se cifra en 50.000 millones de euros, un 50% de los ingresos públicos totales de un año y que generará un déficit vitalicio para la administración. Ciudadanos propone destinar la inversión a nuevas líneas, a tecnología de alta calidad relacionada con la computación.

Ciudadanos es por tanto el partido político que propone las medidas económicas más urgentes en España y demuestra una valentía importante al no verse tan influido por la popularidad o impopularidad de las mismas. El partido cuenta con expertos económicos al más alto nivel, formados en el extranjero, dispuestos a convertir España en un país más moderno. Para mí la economía es el aspecto más importante en la sociedad porque es lo que otorga oportunidades a los ciudadanos para poder llevar a cabo un plan de vida, es lo que aporta medios para que los fines de las personas puedan realizarse. Aunque no es el partido perfecto, sin duda es el que más se acercaría a la modernización de España.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Varios.

Esperamos tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s