Vergüenza local

Amigos, el otro día ardí en deseos de nacionalizarme alemán. No sólo porque sea un país en el que la gente generalmente trabaja y las cosas funcionan, sino por la vergüenza que tuve que pasar el día de la victoria de la selección española sobre Alemania.

Ese día quedé con unos amigos para ver el partido en un bar de mi localidad, Antequera. Llegamos allí una hora antes del encuentro conscientes de que había que coger rápido un asiento pues aquello se iba a llenar hasta la bandera, nunca mejor dicho.  Mientras se acercaba la hora del partido, el local comenzó a llenarse de todo tipo de escoria: analfabetos funcionales, furcias con un amplificador de voz en la garganta y un vergonzoso etc.

Desplegados los jugadores en el terreno de juego, empezó a sonar en primer lugar el himno alemán. A las habituales pitadas sectarias que se hacen al himno del adversario, se sumaron los gritos e insultos proferidos contra las madres alemanas y, dicho sea de paso, contra el idioma español. Una vez iniciado el partido, continuó la secuencia de injurias y el cacareo de las gallinas que gritaban como fichas de dominó, primero el líder, y después el rebaño. Me consta, por lo vacío de sus comentarios, que las hijas de dama de burdel en cuestión tenían menos conocimiento futbolítisco que una cáscara de pipa, aun así se sentían legitimadas a acabar con mis tímpanos. Aunque, sin duda alguna, la razón por la que mis oídos se vieron más resentidos aquel día fue  el ruido particular de un individuo, cani, es decir, maleducado, incívico, inferior en definitiva y su maldita vuvuzela. Les juro que en cierto momento sentí la tentación de levantarme e introducirle la vuvuzela por el orificio anal hasta que, por mala suerte,  muriera desangrado. Ante semejante espectáculo grotesco, decidí marcharme a casa al concluir la primera parte del partido.

Magnífico partido de España y victoria sobre Alemania. En consecuencia, la plaza principal de nuestra ciudad apareció inundada por la masa. Cánticos, entorpecimiento del tráfico, peleas y uso del sistema de la masa definido anteriormente: el líder dicta y el rebaño obedece.

Es natural que haya celebraciones, fiesta, alegría y júbilo tras el pase a la final de un torneo tan importante. Pero, ¿de verdad debe dejarse a un lado la educación, el respeto y personalidad propia?

Me gustaría apuntar, a modo de reflexión, que todos estos actos inciviles son consecuencia de la mala educación de un pueblo que se deja llevar por los demás y jamás ha analizado sus actos. No se reflexiona sobre lo que se hace o se defiende, ésta es la ideología del corazón y la pasión, la de los instintos, la que me hace desplazarlos más hacia el resto de animales que hacia el ser racional. Es curioso como un simple torneo de fútbol nos va a devolver un espejismo llamado confianza cuando el país se encuentra rozando el 20% de paro y los peores resultados en educación de los últimos veinte años. ¡Miedo me da si ganamos mañana!

Se dice

El periodismo del siglo XXI está prostituido. Si en el pasado el deber de un buen periodista era informar sobre lo que ocurría de la manera más fiel, hoy sus servicios se encuentran subordinados a los juicios de valor del medio al que representan y a una visión subjetiva del mundo que no hace más que distorsionar la realidad. Aunque la imparcialidad periodística jamás ha existido, antes existía un cierto decoro a la hora de mostrar los sentimientos respecto a un caso determinado.

Sirva como ejemplo el espectáculo de desvergüenza e hipocresía al que nos someten todos los días Manolo Lama y Manu Carroña en la no breve sección de deportes del noticiario de Cuatro. Saben perfectamente que el fútbol levanta pasiones desatadas capaces de llevar a la gente al odio sectario y a  sus consecuencias más terribles.

Manipulan la información con herramientas más propias de programas como Sálvame o La Noria para provocar la ira de una u otra afición y buscar el enfrentamiento radical. Poca gente se percata de que estas dos marionetas están representando un papel delante de las cámaras cuyo único objetivo es avivar polémicas para que la gente esté pendiente de su programa. Lo más curioso llega cuando, como consecuencia de esta propaganda subversiva, se produce un episodio de violencia en el mundo del fútbol, entonces es cuando hablan de vergüenza para el deporte, se lamentan y cambian totalmente su discurso de crispación por el de dramatismo periodístico.

El otro día sin ir más lejos, uno de estos dos energúmenos se dirigió a una ciudad alemana para cubrir un encuentro del Atlético de Madrid si mal no recuerdo. Allí se encontró con un mendigo por la calle y lo ridiculizó molestándolo y pidiendo a los solidarios aficionados atléticos que echasen dinero en su canasto. Más tarde, después del escándalo que se montó, el periodista deportivo pidió disculpas. Sin embargo, estoy seguro que si el lamentable protagonista hubiese sido un periodista perteneciente a otra cadena, o un personaje famoso, lo habrían demonizado de por vida.

Quiero decir con esto que no es de extrañar que después de haber entronizado a la selección española por la victoria en la Eurocopa de 2008, de convertirla en favorita indiscutible para este Mundial, perdieran el primer partido y los titulares amanecieran dictaminando que a España le habían bajado los humos, cuando fueron ellos los que crearon esa imagen.

La conclusión a la que se llega es que los periodistas barren para su puerta y de sus «informaciones» nunca van a salir perjudicados ni ellos ni los suyos.

La hora de los alardes.

   Volvió a llegar, llego el último mono de Europa ,el CSK de Moscú, y nos pintó la cara aqui en nuestra casa. Era de esperar, es lo que pasa cuando hay en el banquillo un inepto que no tiene ni una ligera idea de lo que es el FÚTBOL con mayúsculas, sino tiene la idea de pegar patadas que es a lo que jugaba el Sevilla en sus tiempos mozos.

   No es esto lo que me duele, lo que me duele que que teníamos un equipo formado por ganadores que se partían la cara por el glorioso escudo que llevaban en el pecho haciendo temblar a Europa en tres ocasiones al escuchar el rumor de nuestro juego, y ahora tenemos a esos mismos jugadores pero ya no se parten la cara por nada, estan contagiados por la desidia de un entrenador que solo lo mantiene en el puesto el destello de algunas de las estrellas que aun brillan en esta constelación.

   Pero esta noche se ha apagado la última estrella de la constelación sevillista, Andrés Palop ha fallado aquel que nos ganó en otro tiempo 5 títulos, y el equipo se apagó entero; haciéndo de nuevo el ridículo en Europa un ridículo que venimos haciendo desde que este entrenador (si se le puede llamar así) ocupa nuestro sagrado banquillo.

   Espero que hoy no aparezca ningun defensor de este personajillo por ningún lugar del mundo, ningúna defensa porque la verdad es que no la tiene. En otras ocasiones en las que debería haberse marchado se le ha ovacionado por una directiva que nos engañaba haciendo ver el cieno oro cuando no era oro sino cieno. Si todavía te queda algun honor por esas venas donde no tienes sangre sino horchata de Valencia, dimite Manolo dimite esta noche y dedícate a otros menesteres que el fútbol hijo mio no es lo tuyo, no lo es.

Impossible is nothing

Imposible es nada, pensaría Nadal si observara esta foto.

Esta foto fue tomada hace mas de 3 años y medio cuando Nadal no se planteaba jamás acercarse a Roger.

Fijense que contento está Nadal de hacerse una foto con Federer ni más ni menos.

Y ahora le ha arrebatado el Nº1 del mundo, incluso el suizo se plantea no jugar más lo que queda de año para poder afrontar el 2009 con el optimismo suficiente para recuperar el nº1 del ranking ATP.

Federer consiguió rebatirle el número uno del mundo a Nadal pero le ha costado muchísimo y si no fuera por las lesiones que Nadal está sufriendo, nada hubiera pasado.


¿Qué le pasa al deporte?

A veces cuando me dispongo hacer algo de deporte por el simple echo de estar en forma, algunas imagenes vienen a mi cabeza y con tan solo venir me aterran.

Me viene la imagen de Antonio Puerta, en paz descanse, aquel maltido agosto de 2007 desplomándose en el suelo y levantándose para llevarse el último aplauso de la que siempre fue y será su aficción. Me viene a la cabeza la muerte de Dani Jarque, en paz descanse, pocos años despues de nuestro Antonio despidiéndose de la vida para siempre en aquel partido de inaurguración del nuevo estadio del Espanyol. Me viene a la cabeza tantos y tantos deportistas que un día disponiéndose hacer sus ejercicios habituales, se topan de cara con la muerte y se los lleva aún siendo jóvenes y estando mas sanos que una manzana.

¿De verdad es sano hacer deporte? ¿Hasta qué límite?

Mi modesta opinión es que el deporte de élite, mas que sano es peligroso. Porque es de humanos la superación personal y si hoy llegas a una marca determinada, mañana querrás llegar a otra superior, pasado a otra… Pero la realidad es que nuestro corazón es limitado y no puede dar de sí todo lo que a nosotros nos gustaría.

En cuanto al deporte de mantenimiento, también tiene su riesgo, porque al estar programado por nosotros mismos (la mayoría de las ocasiones) puede que hagamos ejercicios que no estén acorde con la edad o aptitud física que nos corresponde.

Por esto ¿es sano el deporte? esta es mi pregunta. Esta semana hemos sabido que Sergio Sánchez futbolista del Sevilla FC, sufre una cardiopatía la cual lo va a mantener en dique seco durante un tiempo indefinido. Pero lo que no puedo lograr entender es que como una persona que lleva 15 años practicando el fútbol a alto nivel, se le detecta a estas alturas un problema de corazón. Sea como quiera que sea me alegro por Sergio, ya que si el problema es grave ( ojalá no lo sea) se ha retirado a tiempo y no corre peligro su vida que es lo más importante. Pero… ¿y cuando a nosotros nos hacen pruebas los médicos y nos dicen que estamos aptos para realizar tal ejercicio físico están en lo cierto con tan solo una prueba y sin ser nosotros profesionales? La verdad es que no me lo creo, porque si a personas que dedican toda una vida al deporte le detectan problemas ya avanzada la edad… a nosotros… no lo quiero ni pensar.

Tenis

Hola a todos los lectores de Blog Vegas hoy voy a tratar sobre un tema que nunca trato: el deporte, en concreto, el tenis.

El deporte es necesario para la vida ya que cultiva mente y cuerpo. El tenis cultiva la mente bastante más que cualquier otro. Yo considero que el tenis es 50% mentalidad, 30% físico y 20% técnico.

El tenis es un deporte maravilloso y de caballeros porque no existe el contacto físico y por eso no existen ni las agresiones ni las faltas.Es Un deporte limpio y muy entretenido ya que no es constante sino que los movimientos son impredecibles.

Otro día dedicaré más palabras a este gran deporte y me centraré en los aspectos técnicos del mismo y hablaré sobre el tenis internacional y sus jugadores. Un saludo, os deseo una feliz navidad y un próspero año nuevo.

Ganó el deporte

Me gusta mucho el deporte, especialmente el tenis. Hoy me gusta más todavía.

Hoy leyendo el periódico me vino la sonrrisa a la cara, el Alcorcón un equipo incomparable al Real Madrid en fichajes, dinero, medios, etc. ha ganado al Real Madrid dejandolo así fuera de la Copa del Rey.

Este deporte, que gasta tanto dinero, ha recibido hoy una lección. Hoy ha ganado el deporte sobre el dinero.