Relato-Dibujo (Francisco Gómez y Claudia Repiso)

– Espérate en la puerta, Frasquita.
– ¿Para qué?
– Espera, pronto lo sabrás.
Se escucha un golpe, luego, tres seguidos. Es la seña del cambio de guardia, en ese momento se abren las puertas para que entre el relevo.
Un hombre sale corriendo hacia afuera, se funde en un abrazo y centenares de besos con mujer y su hija, recién nacida, a la que acaba de conocer. Justo detrás de ellos la mirada atónita del resto de los presos y militares encargados de la seguridad de la cárcel. Con el semblante sereno vuelve sobre sus pasos hasta su celda.
No era la hora del cambio de guardia. Aquél hombre había descubierto la clave para abrazar a su hija. Nunca se tomaron represalias por un acto tan humano.

Separados y revueltos en el campo

Hay semillas que terminan en malas hierbas, pudiendo ocasionar una cosecha insatisfactoria. Todo buen jardinero debe saber qué hacer para que sólo germinen las buenas semillas: regar éstas e impedir que germinen las otras. Y en caso de descuido, arrancar de raíz las malas hierbas. Ahora bien: no es un descuido que las malas yerbas terminen creciendo frondosamente por el campo y que terminen separando las huertas del maíz forrajero (típico del Norte) con la de los girasoles (típico del Sur). En este campo no se puede decir que haya un buen jardinero, ni siquiera un jardinero.

Análogamente, esta es la fisonomía de España. El jardinero representa a los políticos que han regado y cuidado meticulosamente el germen,  precedido por la guerra civil, de la bifurcación española. Mas este problema ha estado muy presente en las características históricas de España: la antedicha guerra civil, las guerras carlistas… Creíase, en la transición democrática, que esta enfermedad endémica ya estaba superada, pero la simiente seguía ahí latente. El origen del actual problema gira, como en la teoría de la gravitación, en torno a la asimetría de la política autonómica: privilegios para determinados reinos de España y alejamiento en los estatutos autonómicos de la Constitución. Las malas yerbas están ya demasiado creciditas. ¿Cómo puede una persona, en función del territorio donde viva, tener más influencia en el voto? ¿Cómo puede haber estado un Estatuto inconstitucional vigente, cuando casi todos los legisladores son licenciados en Derecho? ¿Cómo puede recibir una comunidad autónoma pobre menos dinero que otra rica? ¿Por qué se multa a los que hablen en español? ¿Por qué se tiene miedo en lugares de España?

Vivimos en un tiempo de masas. Esto no sólo ocurre en España -como podrán comprobar gracias al mundial-, sino en todo el mundo y viene gestándose desde hace casi cien años. La ley de Lynch nació en América.  El grueso de la población no tiene opinión, pero la opinión pública es necesaria para que el Estado siga vivo. Por eso, desde el Estado, se impone una opinión a diestro y siniestro. En el caso actual, los políticos han creado meticulosamente un sistema para poder manipular a la población. Esto trae como resultado que los dirigentes «encienden la mecha» y, seguidamente, explota.  Estoy convencido que todos los manifestantes de hoy están manipulados y, lo que es peor, educados para hacer lo que dicta «su» opción política.

Hoy, hay una clara dicotomía que hace estremecer a cualquier vaticinador: manifestaciones y contramanifestaciones en un mismo momento. Los partidos ‘catalanistas’ han salido a la calle para manifestar su desaprobación a un poder ecuánime e independiente a él. Pero, por otro lado, se ha convocado en acto en defensa del orden constitucional. ¡Vaya, dos opciones contrarias manifestadas en la calle! Lo peor es que es una manifestación de hombres-masa, que son manejados por el político de turno, en contra de la justicia. Únicamente no se desmorona el Estado, ni la Nación, sino el poder público también.

Mas, lo que es un agravante, todo esto se produce cuando España tiene la única posibilidad de su historia de conseguir un mundial. Sí, es un agravante, teniendo en cuenta que el fútbol es un instrumento que mueve a las masas en estampida y, en este caso, debería de unirlas. Aun así, se están separando. ¿Puede más la política que el fútbol? Que nos conteste Paul…

Un juez ante la justicia.

Todo lo que concierne a la guerra civil española, afecta directamente a la ciudadanía. Es un tema que levanta ampollas y esto ha sido aprovechado tanto por políticos –de todas las tendencias–  y jueces tendenciosos. La guerra civil ha sido un pasado trágico con atrocidades cometidas por ambos bandos –republicano y nacional– y que mantuvo y sigue manteniendo a España dividida en dos. En la Transición Española, se realizó la Ley de Amnistía en 1977 para olvidar este pasado e iniciar una nueva etapa política en la que el concepto “dos Españas” no tuviera cabida en la sociedad.

El juez Baltasar Garzón, se ha saltado la ley; el juez ha delinquido saltándose la ley de 1977 con el consiguiente levantamiento de la población, la “clase política” y los medios de comunicación; los tres sectores divididos. Unos optan por defender al juez imputado y otros optan por el amparo a la imputación del juez. Los que defienden a Garzón se resguardan en las leyes que no están inspiradas en la ética o no tienen validez en el contexto actual. Los que denuncian la actitud de Baltasar arguyen que la ley debe ser cumplida por cualquier ciudadano bajo cualquier concepto y máxime si se trata de un juez, un referente para la sociedad.

Los defensores del jienense pretenden que no sea juzgado ni condenado. Ahora bien, podrá ser honesta o no esta ley, podrá ser válida o no; pero es ilegal y la justicia funciona así: aquel que incumple la ley –sea cual sea– debe ser juzgado y condenado. Por tanto, el argumento es inválido.  Primero habría que suprimir la ley y luego se podrá actuar libremente.

Algunos defensores del imputado juez, están convencidos de que hay una persecución contra él. Pues bien, esto ha sido desmentido por el propio abogado de Garzón que dijo: “no hay ninguna persecución contra él pues tiene tres causas pendientes desde tres orígenes distintos”. Efectivamente, tiene tres causas pendientes –negocios con dinero ilícito, escuchas ilegales e incumplimiento de la susodicha ley–. Asimismo, se han publicado artículos alegando que, por el mero hecho de que asociaciones fascistas como Falange Española hayan denunciado al juez, ya la denuncia es inválida. Esta actitud es puramente española. ¡Qué razón tenía Ortega cuando dijo que los españoles hacemos más caso a la persona que dice algo que a lo que dice!

Está claro, la Falange Española ha denunciado por miedo a que salgan a la luz verdades que puedan afectarle, pero resulta que, esta vez, las leyes les dan la razón. No obstante, la ley debe cumplirse bajo cualquier concepto, para eso está. Si una ley está amparando a asociaciones fascistas e impide el descubrimiento de la verdad, habría que decirle en una palabra a los responsables legislativos: quítenla.

El juez Baltasar Garzón llegando a los juzgados.

Se podría hacer una comparativa entre los juicios de Núremberg en Alemania y los crímenes cometidos durante la guerra civil y el franquismo. En muchos países se ha juzgado los crímenes cometidos anteriormente ¿por qué no España? Pues bien, la situación de España es algo distinta. Entre la guerra civil y el franquismo hay unos cincuenta o sesenta años de por medio, existe una ley de amnistía la que ha amnistiado a personas que todavía siguen vivas como Carrillo. Por tanto, si esa ley se suprime personas como Santiago Carrillo deben ser juzgadas.

Quiero desde aquí responder a los garzonistas que apelan a la ética. Para apelar a la ética hay que hacerlo en todos los campos, no se puede tener ni una doble moral ni una visión sesgada que, por cierto, el mismo juez tiene. ¿Que por qué es sectario? Porque atiende a su interés personal, cosa que muchos jueces –sobre todo los altos– suelen hacer. Por ejemplo, investigó el conocido caso GAL con el que pretendió imputar al presidente Felipe González Márquez. Llegó a sentar en el banquillo al ministro del interior de González, pero la jugada no le salió todo lo bien que quiso y, posteriormente, decidió alistarse a las filas del PSOE que luego abandonó para volver a dedicarse a la justicia. Lamentablemente, no se ha dedicado todo lo bien que uno quisiera: ha reabierto heridas en la sociedad española y está siendo juzgado. Mire usted y a ver quién me lo rebate, este juez hace caso omiso a la justicia, tiene intereses claramente personales, imparte «justicia» favoreciendo al partido que esté en el poder . Mejor que juez, yo le llamaría leguleyo.

El imputado junto a el presidente del que fue su partido.

En conclusión, un juez por el mero hecho de serlo tiene que ser objetivo, no actuar por ideo- logía propia. Un juez es el que interpreta las leyes, no el que se las salta.

Apuntes de historia: Guerra Civil Española 1936-1939.

 

Apuntes a mano (FGC)

https://anveger.files.wordpress.com/2010/04/dsc04780.jpg
https://anveger.files.wordpress.com/2010/04/dsc04779.jpg
https://anveger.files.wordpress.com/2010/04/dsc04778.jpg
https://anveger.files.wordpress.com/2010/04/dsc04777.jpg
https://anveger.files.wordpress.com/2010/04/dsc04776.jpg
https://anveger.files.wordpress.com/2010/04/dsc04774.jpg
https://anveger.files.wordpress.com/2010/04/dsc04773.jpg
https://anveger.files.wordpress.com/2010/04/dsc04772.jpg
https://anveger.files.wordpress.com/2010/04/dsc04771.jpg

Apuntes a ordenador (AVG)

Descargar

1 de Abril

“En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado. Burgos, 1º de abril de 1939, año de la victoria. El Generalísimo. Fdo. Francisco Franco Bahamonde.”

Tal día como hoy 1 de Abril hace 71 años, con estas palabras se ponía punto y final a una de las etapas más oscuras de la historia de España: La Guerra Civil.

La Guerra Civil española, es un conflicto bélico que se desarrolla entre el 18 de Julio de 1936 – 1 de Abril de 1939. Esta guerra es la guerra de los ignorantes, de la España pobre e inculta. Desde el 14 de Abril de 1931, instauración de la II República, el país estaba experimentando grandes cambios tales que las potencias mundiales de la época deseaban (sufragio universal, estado laico, matrimonio civil…) pero claro…¿cómo iba a suceder esto en España?

El sector mas tradicionalista y conservador de la época, con el General Mola al frente, se sublevó contra la república dando lugar a una guerra sin sentido que obligaría a separar al país en dos tendencias para el resto de la historia: la derecha y la izquierda. El desarrollo de la guerra todos lo sabemos 540000 muertos durante la guerra propiamente dicha y otros tantos durante la posguerra. Porque si la Guerra Civil fue una canallada contra un régimen establecido, peor fue la posguerra donde morían las personas de hambre y fusilaban a todo el que no pensaba como el bando nacional, los derrotados.

Hoy en pleno siglo XXI España sigue dividida o quizá…nadie se acuerda pero ese resquemor, ese odio, esa ira contra aquel que hace apenas 71 años se enfrentó contra nuestros antepasados la seguimos teniendo muy adentro de cada uno de nosotros.

¡Ay! Si no se hubiesen escrito estas páginas negras ¿dónde estaríamos hoy?…

Cuarto debate

Presentación

Individuo y cultura

Matemáticas

Guerra Civil

Escribir, sufrir.

Bueno hoy voy hacer una reflexión aquí sobre lo que pienso de todos los que compartimos la necesidad innata de escribir.

Empezemos por los grandes Cervantes, Lope de Vega, Francisco de Quevedo, Béquer, Machado, Federico García Lorca… creo que con estos bastan aunque me dejo en el tintero a muchos otros genios.

¿Qué tienen en común todos estos genios de la escritura?… Sí son gente con vidas dificiles, vamos unos desgraciados en toda regla.

A los autores del barroco ya sabemos que les toco vivir la decadencia de España.

Cervantes: tuvo que luchar en Lepanto, después estubo en la cárcel durante unos años…

Lope de Vega: no fue tampoco el hombre con mas suerte del mundo, tras numerosos fracasos amorosos murieron todos sus hijos antes que él. Y terminó como hombre de iglesia.

Francisco de Quevedo: no hay nada mas que escuchar la definición de la época «Cojitranco, sagaz y ojituerto». Además también estubo de visita en cárceles varias veces, y exiliado.

___________________________________________________________________________________________

Béquer: no le toco precisamente la lotería, murió a una edad muy temprana y estuvo enfermo toda su vida.

___________________________________________________________________________________________

Los autores del siglo XX. Marcados por la desgracia de la guerra civil todos.

Machado: exiliado y muerto en Francia, tras tener que huir por la guerra civil.

Lorca: fusilado por cuestiones políticas que mejor no mencionar.

___________________________________________________________________________________________

Podemos ver que sus vidas son movidas con sucesos trágicos que las marcan. ¿Será por eso por lo que son tan geniales? ¿Inspira el dolor? Yo creo que sí.

Cuando una persona es feliz, no necesita escribir sencillamente por tener cosas mas entretenidas en las que emplear el tiempo. Pero cuando no lo es… el tiempo sobra no sabe que hacer con él y por esta razón es por la que se tiene que desahogar desporticando con el mundo y sus injusticias.

¿Merece la pena?

Desastre civil.

Se volvia temblona
al hablar de la guerra
cristalinos sus ojos,
se llenaba de pena.

Oscuros recuerdos
helaban sus venas
nacionales y rojos
fuselajes y condenas.

Hijas con preguntas,
 hambre y temor,
el dolor de viuda.

La soledad, la duda,
la rabia, el dolor,
el reflejo, de una vida dura…

 

Homenaje a mis mayores en especial a mi bisabuela, de la mejor forma que lo sé hacer, en verso.